Para escribir este artículo parto de un comentario a un post de hace unos meses, en el que un lector escribía, a propósito de la seguridad en el mar, que sería útil publicar un mapa de la velocidad permitida bajo la costa, en referencia, creo, a los numerosos accidentes que, sobre todo en verano, se producen por la excesiva velocidad de embarcaciones y motos acuáticas.
Dado que la seguridad en el mar es un tema muy amplio, es importante recordar y tener presente que también, y sobre todo, depende de un comportamiento correcto, de la educación, del sentido común y, por supuesto, del respeto de las normas.
El mundo al que nos dirigimos, y en el que nosotros mismos nos movemos, es el de las embarcaciones de recreo, tanto a vela como a motor, y sabemos que no existen límites de velocidad impuestos a las embarcaciones durante la navegación, salvo en las zonas marinas protegidas, las dársenas portuarias, los canales de entrada a los puertos, las franjas costeras y todas aquellas zonas para las que las ordenanzas locales de la capitanía marítima den indicaciones específicas al respecto.

Por eso siempre es necesario consultar y comprobar los portolanes, que obviamente están actualizados. El resultado entonces es que, debido a esta complejidad de escenarios y normativas, no existen "mapas" que nos proporcionen de forma sencilla y esquemática los límites de velocidad a respetar.

Pero... hay normas que deben guiarnos en nuestro comportamiento en el mar. Es un reglamento real, elReglamento internacional para prevenir los abordajes en el martambién conocido como COLREGS (en italiano Normativa internacional para evitar colisiones1 en el mar o RIPAM).

En particular en el Regla nº 6 realmente estamos hablando de velocidad:
Velocidad de seguridad
Cada barco2 debe circular siempre a una velocidad segura que le permita, actuar adecuada y eficazmente para evitar el abordaje y detenerse a una distancia adecuada a las circunstancias y condiciones del momento. Entre los factores que deben tenerse en cuenta para determinar la velocidad segura figuran los siguientes:
(a) Para todos los buques:
(i) visibilidad:
(ii) la densidad del tráfico, incluida la concentración de buques pesqueros y de otros tipos;
(iii) la maniobrabilidad del buque con especial referencia a la distancia de frenado y sus cualidades evolutivas en las condiciones del momento;
(iv) por la noche, la presencia de luces de fondo como las de las luces costeras y el resplandor de las luces propias;
(v) el estado del viento, la mar y las corrientes y la proximidad de peligros para la navegación;
(vi) el calado en relación con el fondo marino existente en la zona.
(b) Además, para los buques equipados con radar:
(i) las características, la eficacia y las limitaciones del equipo de radar;
(ii) las limitaciones impuestas por la escala del radar en uso;
(iii) el efecto en la detección por radar de las condiciones meteorológicas y otras fuentes de interferencia;
(iv) el hecho de que las unidades pequeñas, los icebergs pequeños y otros objetos flotantes pueden no ser detectados por el radar;
(v) el número, la posición y el movimiento de los buques detectados por radar;
(vi) el aumento de la probabilidad de avistamiento cuando se utiliza el radar para determinar la distancia a los buques u otros objetos cercanos.

Como ha leído, no se menciona un límite máximo de velocidad, sino de VELOCIDAD DE SEGURIDADEs un concepto más aleatorio, pero que ya implica una actitud responsable por parte de quien gobierna el barco. La regla no nos proporciona límites ni números a los que atenernos, pero sí todos los elementos necesarios para adaptar la velocidad a las múltiples situaciones con las que nos podemos encontrar.

Citando el COLREGS, nos parece también importante citar la regla nº 5, que reviste una importancia fundamental cuando se habla de seguridad.

Regla nº 5:
"Cada buque debe mantener un vigilancia visual y auditivautilizando todos los medios disponible adaptado a las circunstancias y condiciones del momento para permitir una evaluación completa de la situación y del riesgo de abordaje".

Por tanto, la seguridad viene ante todo, como se ha dicho al principio, del cumplimiento de las normas, pero también de un comportamiento responsable por parte de quienes gobiernan una embarcación. Tanto si se navega a vela como a motor, es importante establecer turnos de guardia de día y de noche para que siempre haya un tripulante encargado de realizar con frecuencia la clásica "guardia del horizonte", comprobando con la vista (servicio de vigía visual) todo el espacio marítimo que rodea a la embarcación y sin subestimar la importancia de la audición. La norma también nos dice que utilicemos todos los medios disponiblesasí que mantenga el radar encendido en situaciones que requieran su uso. Recuerde que el AIS es un sistema de seguimiento automático utilizado en el sector naval, en ayuda a los sistemas de radar para evitar colisiones entre buques en navegación.

Son normas, pero son buenas normas básicas para navegar respetando la propia seguridad y la de los demás.

  1. En la traducción italiana, el términocolisión", que significa colisión, se ha traducido como "embarque"; en esta traducción, el significado del término debe entenderse, por tanto, no como "acercamiento voluntario", como en el uso más común del término, sino, precisamente, como "Abordaje, colisión entre buques, ya sea por accidente o por error de maniobra y, por tanto, por inaplicación o aplicación incorrecta de las normas internacionales, así como las derivadas de las mismas en la legislación nacional. " (Fuente: Treccani en línea https://www.treccani.it/vocabolario/abbordo/) ↩︎
  2. Es importante hacer una aclaración: al indicar a quién va dirigida la norma, el texto habla de "barco", como se indica en la letra de la Regla nº 3 a por el propio Colreg, leemos:La palabra "buque" designa cualquier tipo de buqueincluidos los hidroaviones y los aviones sin desplazamiento, utilizados o que puedan utilizarse como medio de transporte sobre el agua“. ↩︎

Versión original de las normas COLREGS nº 5 en.6

Regla 5, Vigilancia
Todo buque deberá mantener en todo momento una vigilancia adecuada, tanto visual como auditiva.
como por todos los medios disponibles apropiados en las circunstancias y condiciones imperantes, de modo que
realizar una evaluación completa de la situación y del riesgo de colisión.

Regla 6 - Velocidad segura Todo buque deberá navegar en todo momento a una velocidad segura que le permita actuar de forma adecuada y eficaz.
evitar la colisión y detenerse a una distancia adecuada a las circunstancias reinantes y
condiciones. Para determinar la velocidad de seguridad se tendrán en cuenta, entre otros, los siguientes factores
cuenta:

(a) Por todos los buques:
(i) el estado de visibilidad;
(ii) la densidad del tráfico, incluidas las concentraciones de buques pesqueros o de cualquier otro tipo;
(iii) la maniobrabilidad del buque, con especial referencia a la distancia de frenado y la capacidad de giro en las condiciones reinantes;
(iv) por la noche, la presencia de luz de fondo, como la procedente de las luces de la costa o de la retrodispersión de sus propias luces;
(v) el estado del viento, el mar y la corriente, y la proximidad de peligros para la navegación; (vi) el calado en relación con la profundidad de agua disponible.
(b) Adicionalmente, por buques con radar operativo:
(i) las características, la eficacia y las limitaciones del equipo de radar;
(ii) cualquier limitación impuesta por la escala de alcance del radar en uso;
(iii) el efecto sobre la detección radar del estado del mar, la meteorología y otras fuentes de interferencia;
(iv) la posibilidad de que los buques pequeños, el hielo y otros objetos flotantes de gran tamaño no puedan ser detectados por el radar a una distancia adecuada;
(v) el número, la localización y los movimientos de los buques detectados por radar;
(vi) la evaluación más exacta de la visibilidad que puede ser posible cuando se utiliza el radar para determinar el alcance de los buques u otros objetos en las proximidades.

(Texto extraído de: https://www.samgongustofa.is/media/log-og-reglur/COLREG-Consolidated-2018.pdf )


En Normativa internacional para prevenir los abordajes en el mar (también conocido como COLREGCOLREGsRIPA o RIPAM) es un acuerdo multilateral que establece normas de comportamiento durante la navegación Este convenio se definió en Londres en 1972, pero no entró en vigor hasta 1977 (tras ser aprobado por todos los Estados miembros) y cuenta con 41 normas. Las normas tienen su origen en un acuerdo multilateral entre varios países llamado Convenio sobre el Reglamento internacional para prevenir los abordajes en el mar.


Enlaces útiles